El papel de la escuela y los niños pequeños.

!Ya es tiempo de llevarlo a la escuela! ¿Tu hijo no va a la escuela? ¿Cuánto tiempo más vas a esperarte? ¡No me animo, es que está chiquito!, estos son solo algunas de las frases y comentarios que suelen escucharse entre las mamás primerizas, y las que ya tienen la grata experiencia de llevar a los pequeños a la escuela.

Los pequeños a partir de los 2 años de edad e incluso poco antes en el momento de su desarrollo en el que la curiosidad y la exploración para conocer su ambiente, el gusto y la necesidad de jugar y convivir, y por supuesto la sed de aprender se vuelven parte de su día a día. Cuando los pequeños se encuentran en casa aún en un ambiente maternal (sea en casa de abuelos incluso) llega el momento en que requieren de mayores posibilidades de aprendizaje y convivencia; es entonces cuando la escuela  promete ofrecer experiencias que los hagan poner en juego sus capacidades de pensamiento y comunicación para desplegar sus potencialidades y seguir aprendiendo.

Es a esta corta edad el tiempo preescolar cuando los saberes previos son más evidentes así como las diferencias individuales por ejemplo, hay niños cuyo lenguaje tiene mayor claridad y riqueza de vocablos, hay otros niños autosuficientes para hacer  ciertas cosas en las que otros requieren ayuda como ponerse los zapatos, ir al baño, asearse, etcétera; incluso hay niños que aceptan quedarse en la escuela desde el primer momento  y otros que lloran durante varias semanas. La tarea de la escuela es pues brindar esa confianza y seguridad en sí mismos, para que logren ser capaces de pensar y resolver problemas de la vida cotidiana, utilizar su lenguaje para hacers entender y expresar sus necesidades, gustos y disgustos, interactuar con sus iguales y con otros adultos y sobre todo incrementar sus conocimientos que le servirán en su crecimiento a lo largo de su vida. AGR*

«LO QUE UN NIÑO NECESITA PARA TRIUNFAR EL LA VIDA, LO APRENDE EN PREESCOLAR»JNJP

Facebook